Ventana ¿Quién soy, de dónde vengo y a dónde voy? ¿Existe Dios?

Lee una introducción con símbolos aquí.

11 El plan eterno de Dios en un símbolo cósmico

El hombre evoluciona de vida a vida.

Breve descripción de la obra conjunta - El Tercer Testamento

El Tercer Testamento abarca todos los escritos y símbolos publicados de Martinus que, conjuntamente, constituyen una defensa universal para todo y todos. Aquí se puede leer más sobre cada libro concreto.

 

LBall

«Livets Bog»*

Todos tienen papeles indispensables en la gigantesca obra de teatro que tiene lugar en la naturaleza, y que denominamos universo. Como aquí el universo se describe como vivo, puede compararse con un libro, El Libro de la Vida «Livets Bog»*. Todos leen, en cada momento, en este libro. El Libro de la Vida («Livets Bog»*) nos ayudará a comprender «el habla de la vida», y aquí descubrimos quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos.

 

Introducciones a todos los libros

El Tercer Testamento abarca todos los escritos y símbolos publicados de Martinus que, conjuntamente, constituyen una defensa universal para todo y todos.

LB«Livets Bog»*

El Tercer testamento explica la religión de la vida, de la cual todos somos de antemano miembros, tanto malos como buenos, creyentes como no creyentes, también los animales y las plantas, no se necesita ninguna ceremonia de admisión. Todos tienen papeles indispensables en la gigantesca obra de teatro que tiene lugar en la naturaleza, y que denominamos universo. Como el universo se describe aquí como vivo, puede compararse con un libro, El Libro de la Vida («Livets Bog»*). Todos leen constantemente en este libro. El Libro de la Vida («Livets Bog»*) nos ayuda a comprender «el habla de la vida», y aquí descubrimos quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos.

 

Los símbolos cósmicos

DEV USE

Las breves explicaciones de los símbolos que se muestran a continuación no han sido escritas por Martinus. Se basan en los análisis de «El Tercer Testamento». Esta versión abreviada también puede usarse en exposiciones y otro tipo de presentaciones.


Los interesados se remiten a las explicaciones del propio autor en La Imagen Eterna del Universo I-IV.

 

 

 

 

 

¿Por qué estudiar los análisis cósmicos?

1. El mayor precepto religioso del mundo
¿Por qué hay que estudiar los análisis cósmicos del universo que para algunas personas pueden ser difíciles de comprender? ¡A los hombres se les ha mostrado por medio de sus religiones y sus redentores del mundo el camino hacia Dios! ¿Acaso existe un camino mejor y más perfecto hacia Dios o una creación cultural más auténtica que, por ejemplo, lo que ya se nos ha dado en el sermón de la montaña de Jesús y en otros mandamientos sagrados de Cristo? ¿Puede, acaso, darse una mejor indicación del camino que conduce a la luz que ésta: «Ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo»? La respuesta debe ser que será totalmente imposible mostrar un camino que conduzca hacia Dios, la luz, o una creación cultural perfecta que en sus normas no tenga, ante todo, ese mismo precepto divino e inconmovible como auténtico fundamento de la vida. Los análisis cósmicos y los símbolos sobre la estructura de la vida no se han manifestado para alejar a los hombres de los divinos preceptos de Cristo, ni para apartarlos de los, más o menos santos, mandamientos o instrucciones de las grandes religiones con respecto a la moral y la conducta; sino que, muy al contrario, se han manifestado, precisamente, para mostrar que lo esencial de esos supremos resultados cósmicos o dogmas, revelados a través de los representantes de las grandes religiones, es totalmente verdad.

Las predicciones de las religiones mundiales

En todas las religiones mundiales hay profecías sobre el futuro, sobre una luz de amor que se revelará cuando los hombres tengan madurez para recibir toda la verdad que los guiará al reino del amor:



Cristianismo
«Aún tengo otras muchas cosas que deciros, mas ahora no podéis comprenderlas. Pero cuando él venga, el Espíritu de Verdad, os guiará hacia la verdad completa». (Jn 16, 12-13).
Buddhism Budismo
Buda Maitreya (el Buda del futuro) es la promesa de una futura renovación de la enseñanza del Dharma. Una renovación dirigida a quienes pueden acogerla y comprenderla.
Islam
El triunfo del Islam (paz y armonía) en relación con la llegada del «espíritu de verdad» («Ahmed» o «Emeth») en los últimos días del juicio.
Hinduismo
En la época actual (Kali-yuga) culmina la injusticia y, finalmente, eclipsa totalmente al dharma. Pero en ese momento aparece la ayuda divina para que los hombres puedan volver a estar, de nuevo, en armonía con la vida y tomar conciencia de la eternidad, la verdad y el amor, que se denomina «Satya-yuga».

 

Citas de El Tercer Trestamento

Cristianismo con y sin reencarnación.

Cita de «Livets Bog»* III, apdo. 870


«…Pero si se niega la reencarnación, se toma parte en el hecho de que hoy se siga crucificando al redentor del mundo, se participa en la tergiversación o falsificación de su sabiduría verdadera que salva al mundo. Sin evolución esta sabiduría no tendría ningún valor en absoluto. Sin que uno “nazca de nuevo” y, a través de esta nueva vida, pueda continuar evolucionando, pueda continuar haciendo experiencias y adquiriendo cada vez más conocimientos, pueda hacer bien lo que antes ha hecho mal, no puede de ningún modo “cosechar” lo que ha “sembrado”. Tanto “ver” el reino de Dios como “entrar en él” sería con ello, tal como precisamente el mismo Jesús le anunció a Nicodemo, totalmente imposible sin reencarnación. Que, como un ser perfecto, ser incorporado al “reino de los cielos” no puede conseguirse con la simple “gracia” y “el perdón de los pecados” ha sido, por consiguiente, un hecho evidente para el redentor del mundo. En caso contrario sólo se habría ocupado de este “perdón de los pecados”. No habría tenido ninguna razón lógica para ofrecer todo el tiempo, toda la energía y todas las fuerzas que ofrecía para manifestarles a sus discípulos y a todos los otros buscadores de sabiduría sus prescripciones, parábolas e ideales, y para hablarle a la gente. ¿Sí, de qué iba a servir todo este despliegue cuando, no obstante, sólo era una manifestación de prescripciones que ningún hombre terreno podía cumplir, y cuando “la gracia” y “el perdón de los pecados” era lo decisivo? No, como hemos visto aquí, el redentor del mundo tenía plena conciencia de que los ideales no podían cumplirse en una simple vida, sino que este cumplimiento, al contrario, sería poco a poco realidad para cada ser individual a través de varias vidas como un fruto de su propio deseo, entrenamiento, voluntad y experiencias. Y a este encuentro del ser con los frutos más elevados de sus vidas anteriores lo considera, precisamente, como el regreso del “hijo pródigo” o encuentro con el Padre. Lo que ha sucedido aquí es que el hijo de Dios ha reconocido sus errores y, con ello, ha llegado al verdadero conocimiento de su Padre y a tener la verdadera actitud correcta hacia él, puede ver su propia vida, su identidad eterna de hijo de Dios. Aquí se ha convertido en el señor de la materia y, con ello, de la vida y de la muerte. Aquí ya no «peca» más (ya no comete más errores), sino que actúa de manera perfecta, es sexualmente imparcial y, por consiguiente, “ama con amor universal”».

El nombre El Tercer Testamento

En la Semana Santa de 1921, Martinus experimenta que una figura viva de Cristo entra en él y se convierte en uno con él. Tras esto, es como si la luz de Cristo emanase de él mismo, y, simultáneamente, recibe en su interior respuesta directa a todas las preguntas que plantea. Experimenta su propia alta identidad y la de todos los seres (del universo) como el espíritu y cuerpo de la Divinidad, y esta corriente ininterrumpida de conocimiento se convierte en la fuente de El Tercer Testamento.

               Pin it