Ventana ¿Quién soy, de dónde vengo y a dónde voy? ¿Existe Dios?

Lee una introducción con símbolos aquí.

11 El plan eterno de Dios en un símbolo cósmico

El hombre evoluciona de vida a vida.

Citas de El Tercer Trestamento

Cristianismo con y sin reencarnación.

Cita de «Livets Bog»* III, apdo. 870


«…Pero si se niega la reencarnación, se toma parte en el hecho de que hoy se siga crucificando al redentor del mundo, se participa en la tergiversación o falsificación de su sabiduría verdadera que salva al mundo. Sin evolución esta sabiduría no tendría ningún valor en absoluto. Sin que uno “nazca de nuevo” y, a través de esta nueva vida, pueda continuar evolucionando, pueda continuar haciendo experiencias y adquiriendo cada vez más conocimientos, pueda hacer bien lo que antes ha hecho mal, no puede de ningún modo “cosechar” lo que ha “sembrado”. Tanto “ver” el reino de Dios como “entrar en él” sería con ello, tal como precisamente el mismo Jesús le anunció a Nicodemo, totalmente imposible sin reencarnación. Que, como un ser perfecto, ser incorporado al “reino de los cielos” no puede conseguirse con la simple “gracia” y “el perdón de los pecados” ha sido, por consiguiente, un hecho evidente para el redentor del mundo. En caso contrario sólo se habría ocupado de este “perdón de los pecados”. No habría tenido ninguna razón lógica para ofrecer todo el tiempo, toda la energía y todas las fuerzas que ofrecía para manifestarles a sus discípulos y a todos los otros buscadores de sabiduría sus prescripciones, parábolas e ideales, y para hablarle a la gente. ¿Sí, de qué iba a servir todo este despliegue cuando, no obstante, sólo era una manifestación de prescripciones que ningún hombre terreno podía cumplir, y cuando “la gracia” y “el perdón de los pecados” era lo decisivo? No, como hemos visto aquí, el redentor del mundo tenía plena conciencia de que los ideales no podían cumplirse en una simple vida, sino que este cumplimiento, al contrario, sería poco a poco realidad para cada ser individual a través de varias vidas como un fruto de su propio deseo, entrenamiento, voluntad y experiencias. Y a este encuentro del ser con los frutos más elevados de sus vidas anteriores lo considera, precisamente, como el regreso del “hijo pródigo” o encuentro con el Padre. Lo que ha sucedido aquí es que el hijo de Dios ha reconocido sus errores y, con ello, ha llegado al verdadero conocimiento de su Padre y a tener la verdadera actitud correcta hacia él, puede ver su propia vida, su identidad eterna de hijo de Dios. Aquí se ha convertido en el señor de la materia y, con ello, de la vida y de la muerte. Aquí ya no «peca» más (ya no comete más errores), sino que actúa de manera perfecta, es sexualmente imparcial y, por consiguiente, “ama con amor universal”».

 

El Antiguo… El Nuevo… y El Tercer Testamento

«La época mundial del cristianismo consta de tres grandes estadios, el primero de los cuales lo constituyen El Antiguo Testamento y el judaísmo, y el segundo lo constituye El Nuevo testamento y el cristianismo, donde la condición material debía evolucionar. El tercer estadio es El Tercer Testamento o ciencia del espíritu, que creará la base para la posterior evolución de los hombres y garantizará que en este estadio los hombres lleguen a convertirse en uno con Dios». (1). «Pero primero tenemos que pasar por una cierta catástrofe o “cataclismo”». (2). «Para poder recibir orientación o enseñanza hay que tener una cierta cantidad de material adquirido por experiencia propia que pueda dar lugar en la conciencia a un “por qué”». (3). «Las características fundamentales del “día del juicio final” son, así, “la segunda venida” de Cristo». (4). «Ahora la iniciación tiene lugar en medio de “la pirámide de la vida cotidiana” y los maestros eclesiásticos son sustituidos por la ciencia del espíritu, que está al alcance de cada persona que busca». (5). «El futuro debe descansar en la ciencia, ciencia y, de nuevo, ciencia en todos los acontecimientos». (6). «A través de escuelas, universidades y centros docentes los altos ideales, las prescripciones e indicaciones de la redención del mundo se convertirán en hechos vivos para la mayoría.». (7). «La ciencia del espíritu no es ciencia del espíritu si no confirma en todos los aspectos el Sermón de la Montaña de Jesús». (8). Todo aquel que busca mostrarles a los hombres otro camino hacia la paz y la perfección que el camino del amor universal absoluto al prójimo forma parte de “los falsos profetas”, contra los que Cristo advirtió a la humanidad». (9). Así vemos que el último estadio de la época mundial cristiana, la nueva cultura mundial ya está integrada en las culturas anteriores». (10).

La trayectoria eterna de la vida de la humanidad

«Los análisis cósmicos le muestran a la persona que busca dónde se encuentra en su eterna trayectoria por la vida y por qué está, precisamente, allí. (11). «La humanidad de la Tierra va, así, de camino de la oscuridad a la luz, de la misma manera que anteriormente ha venido de esta luz a la oscuridad». (12). «Los seres vivos inacabados están exclusivamente en la zona física para “aprender a pensar” o a crear pensamientos y, con ello, crear “conciencia”. En las zonas espirituales, no pueden aprender a pensar…». (13). « El animal es, por consiguiente, un ser durmiente que tiene que ser despertado». (14). «… la voluntad de un ser sólo pueden cambiarla las experiencias». (15). «Nadie puede evitar cometer errores en los campos en los que no tiene ningún conocimiento. Y si los hombres no tuvieran acceso a cometer errores, nunca podrían adquirir conocimiento». (16). «Las guerras son un despliegue de poder animal. El fuerte puede obligar al menos fuerte, pero esto no es paz». (17). «Lo que siembran por medio de la victoria lo cosechan en la derrota, y las experiencias de la derrota traerán una nueva semilla y una nueva cosecha». (18). Esta culminación del principio mortífero, con su despliegue de mutilación, muerte y aniquilación, es lo que vemos en la facultad que tiene el hombre terreno de usar armas atómicas, fruto de su capacidad de matar». (19). «¿No creen que quienes matan con bombas atómicas morirán ellos mismos con bombas atómicas? ¿No es, precisamente, el principio de la espada, aumentado miles o millones de veces, lo que tenemos ante nosotros en este monstruo? ¿Creen que se puede eludir la ley del amor al prójimo haciendo la espada más efectiva? (20). «Del mismo modo que a un ser le es posible ver una imagen física de sí mismo en un espejo ordinario, a un ser también le es posible, por medio de toda la influencia que recibe de la naturaleza, es decir, el entorno y los otros seres, ver una imagen mental de sí mismo». (21). «Si protege a otros seres, él también será protegido. Si es frío y egoísta con otros seres vivos, él mismo sólo encuentra, finalmente, egoísmo y frío en sus semejantes». (22). «Todas las experiencias de dolor o sufrimiento son transformadas en la zona espiritual o psíquica en una facultad para crear en la conciencia, en lo más íntimo del propio “ente”, no sólo una imagen puramente de inteligencia, sino también una imagen de sentimiento o anímica de los sufrimientos que, en mayor o menor grado, atormentan al prójimo». (23).«… y cuando se tiene cuidado de no hacer otra cosa que el bien, tampoco se puede recibir de vuelta oscuridad». (24).

Libertad de espíritu

«… el camino del desarrollo de intelectualismo y cultura pasa por la libertad de pensar, la libertad de criticar, lo cual quiere decir indicar defectos o errores, la libertad de presentar ideas y reflexiones que no están en el horizonte autorizado o lo que se ha convertido en práctica oficial…». (25). «…cuando una opinión es aceptada por muchos seres se convierte en una fuerza, bastante independiente de que sea lógica o ilógica, de que sea real o irreal, de que sea verdad o mentira». (26). «Ante el hecho todo debe y tiene que capitular. Porque el hecho es la verdad. Y la verdad es el camino a la vida. Ocultar el hecho será lo mismo que obstruir el caminar de los seres hacia la luz». (27). «Humildad no es una actitud mental, rastrera y servil ante el prójimo, nacida de un complejo de inferioridad, si no, al contrario, lo mismo que el puro, verdadero y absoluto reconocimiento de la propia imperfección o limitación mental». (28).

El arte de la vida, oración y amor universal

«Todo nuestro organismo físico, desde los órganos hasta las más pequeñas partículas, es una organización de miríadas de seres vivos». (29). «Muchos hombres son terriblemente crueles con su propio organismo y serán sancionados». (30). «Estos seres también deben ser amados, en caso contrario la muerte o el infierno también se desencadenará aquí». (31). « La fuerza del pensamiento tiene que producir alegría y crear deseos de vivir». (32). «Por nuestra propia manera de ser, puede surgir un profundo abismo entre nosotros y el plan universal divino, esto lo experimentamos como sufrimiento y dolor». (33). «Los hombres están bajo una buena protección, aunque aparentemente a veces todo pueda ser bastante grave». (34). «Toda la oscuridad no es otra cosa que procesos totalmente lógicos y necesarios, que tienen que tener lugar para que se pueda vencer la oscuridad y tener una conciencia como Dios». (35). «Uno debe simplemente orar a Dios, aunque no sienta que lo necesita». (36). «Quien en cada situación pueda decir: “Padre, que no tenga lugar mi voluntad, si no la tuya” recibirá coraje para vivir y la facultad de superar dificultades y estados de oscuridad». (37). «Dichos seres  han visto, así, que subordinar su voluntad a la voluntad de Dios no puede jamás ser lo mismo que una sumisión servil y una entrega de su propia vida, de su propia individualidad…». (38). «El amor no es sólo caricias, y no es amoroso ser ingenuo». (39). «Un mar de ideas geniales, que en el antiguo lenguaje religioso se expresa como “el espíritu santo”, rodea a los hombres, y podrá resplandecer en su conciencia, a medida que ésta se vaya poniendo a la misma longitud de onda que el tono básico del universo que es ser un beneficio y una bendición para seres vivos». (40). «“Arte” es la facultad de encarnar “alto intelectualismo” en la materia». (41). «Hay seres de esta Providencia que son, de un modo especial, los guías invisibles del arte e inspiran a los diversos artistas, ya practiquen el arte de la pintura y de la escultura, la música y el canto …». (42). «“El arte” es en sí mismo nada menos que “vida cósmica”». (43). «La naturaleza comienza a abrir sus fuentes en el mismo grado en que el ser es amoroso. No descubre solamente cómo muchas cosas en su vida cotidiana se forman a su favor sin que él mismo las haya puesto en escena […] Gradualmente comienza a llenarse de un sentimiento de agradecimiento, una necesidad de agradecer a esa o a esas fuerzas invisibles que, de esta manera, cada vez están más y más claramente a su favor». (44). «De esta manera vemos que se trata de entrenarse en ver con ”los ojos de Dios”. Esto conduce, inevitablemente, a que uno se convierta en un sol que ilumina y calienta su entorno. Experimente en su interior un gran deseo: “¡Quiero ser una alegría y una bendición para todo aquello con lo que entre en contacto! Cuando llegamos a querer esto, la Divinidad comienza a estar viva en nuestra conciencia». (45). «La Providencia está equipada de una profusión de medios para permitir que cada persona alcance esta alta cultura independientemente de los demás». (46).

Un sexo, una religión, un Dios y una humanidad

«Los hombres terrenos tienen un objetivo determinado que su anhelo y voluntad más profundos desea alcanzar, es lo que llamo “el gran nacimiento” o experimentación de “conciencia cósmica”, que es lo mismo que el verdadero estado humano, hacia el que la conciencia muestra el camino». (47). «Los seres, antes tan ricos en contrastes, “él” y “ella”, se han igualado, de modo que ya no forman dos sexos. Para estos seres ya no hay ningún “sexo contrario”. Todos forman parte del mismo sexo. El objeto de su amor sólo puede, por consiguiente, ser su “propio nuevo sexo”» (48). «A través del amor a nuestro ”prójimo”, “la imagen de Dios” se hace visible. Y una silenciosa voz celestial vibra desde esta imagen en nuestro interior: “Yo soy tu Padre eterno, que tú has buscado durante milenios y cuyo humilde servidor has pedido ser. Lo que hagas contra este prójimo lo haces contra mí. Si me amas, entonces mi espíritu brillará y centelleará a tu alrededor para complacencia y alegría de todo lo que toques. Por donde vayas en la Tierra, la bendición, la belleza y la alegría centellearán e iluminarán allí donde hayas pisado». (49).

La eternidad

«Las “estructuras creadas” del universo reciben la fuerza necesaria para moverse o funcionar exclusivamente de las estructuras eternas que, precisamente, existen por su propia fuerza». (50). «“La eternidad” no es nada que está “fuera” del ser vivo, sino que es el más profundo y particular componente del ser vivo, es el eje, el fundamento alrededor del cual se mueve “el tiempo” o “la vida”». (51). «El ser vivo contiene, por consiguiente, la solución de los secretos del universo». (52). « Por lo tanto, el nuevo método de investigación se basará, cada vez más, en el conocimiento de sí mismo del individuo, del conocimiento de su propia naturaleza por encima de la física, porque en esta naturaleza, por encima de la física, se encuentra revelado todo el misterio de la vida». (53). «Como el yo de todos los seres juntos constituye, así, el yo de Dios, todos se convierten, por lo tanto, en idénticos a Dios, aunque, en virtud de la estructura de su individualidad, cada individuo concreto sólo puede ser denominado legítimamente un “hijo de Dios”». (54). «…el ser vivo es una imagen del propio universo o cosmos. Es una copia de la Divinidad. Es una confirmación del relato de la Biblia sobre la identidad de Adán como hombre a imagen de Dios». (55).

Las citas precedentes están tomadas de:

1. La época mundial del cristianismo (artículo)
2: La nueva cultura (artículo)
3: «Livets Bog»*III, apdo. 919 (de aquí en adelante «LB»)
4: Día del juicio final (artículo)
5: Nacimiento virginal (artículo)
6: En torno a mi creación de «Livets Bog»* (artículo)
7: «LB»* III, apdo. 879
8: La época mundial del cristianismo (artículo)
9: «LB»* 6, apdo. 2009
10: La época mundial del cristianismo (artículo)
11: La Divinidad y el coraje de vivir (artículo)
12: El camino de la vida, cap. 2
13: El Cristianismo Intelectualizado, pág. 236
14: «LB»* I, apdo. 172
15: «LB»* VI, apdo. 2285
16: «LB»* VI, apdo. 2129
17: La redención del mundo (artículo)
18: El general jefe (artículo)
19: La Imagen Eterna del Universo 2, 19.20
20: Conciencia cósmica: Soberanía mental, cap. 8 (Librito temático 10, art. 2)
21: «LB»* VI, apdo. 2128
22: «LB»* VI, apdo. 2371
23: «LB»* VII apdo. 2408
24: La nueva cultura (artículo)
25: El camino de la iniciación, La cultura del don cap. 6
26: Exequias cap. 119
27: En torno a mi creación de «Livets Bog»* (artículo)
28: El camino de la iniciación, cap. 1
29: Micrososmos (artículo)
30: El hombre y su destino (artículo)
31: ¿Quién es mi prójimo? (artículo)
32: «LB»* VI apdo. 2295
33: Conciencia (artículo)
34: La nueva cultura (artículo)
35: La nueva cultura (artículo)
36: El camino a Shangri-la (artículo)
37: La Divinidad y el coraje de vivir (artículo)
38: En torno a mi creación de «Livets Bog»* (artículo)
39: Libertad, liberación y paz (artículo)
40: Partículas, espacio vacío y fuerza de pensamiento (artículo)
41: «LB»* IV, apdo. 1150
42: La Imagen Eterna del Universo III, apdo. 33.74
43: «LB»* V, apdo. 1661
44: El perdón de los pecados (artículo)
45: Los ojos de Dios (artículo)
46: Cultura (artículo)
47: Conciencia (artículo)
48: «LB»* IV apdo. 1560
49: El resplandor de Pentecostés sobre la vida (Páginas del libro de imágenes de Dios, art. 2)
50: La Imagen Eterna del Universo I, 6.7
51: «LB»* IV, apdo. 1070
52: Exequias, cap 40
53: Exequias, cap 38
54: «LB»* VII, apdo. 2475
55: La trinidad mental (artículo)

© Los derechos de autor son propiedad de Martinus Institut

presse foto 04 thMartinus delante del símbolo principal, símbolo n.º 11. Es el año 1955 y los análisis cósmicos más importantes de El Tercer Testamento están terminados.


(Hacer clic en el símbolo para agrandarlo).

 

 



Los títulos de los siguientes fragmentos de El Tercer Testamento no han sido escritos por Martinus:

¿Quién puede beneficiarse de esto?

«… los hombres que serán receptivos para la lógica cósmica son aquellos a los que la propia vida ha formado. Son los que han pasado por grandes dificultades y han comenzado a sentir lo que no vale la pena en absoluto. En la mente de estas personas crecerá una nueva forma de sentimiento de confianza, no temerán a la muerte, porque comprenderán que no hay ninguna muerte, si no simplemente cambio de un estado a otro, una transformación a través de la reencarnación o renacimiento que, en sí, es una evolución. Y, con el tiempo, esta evolución conducirá a los hombres a un estado que es la verdadera felicidad, ya que en este estado no habrá inseguridad, enfermedad, decepción ni ninguna de las formas de desdicha que atormentan a la humanidad de nuestro tiempo».
De la conferencia «El camino a la verdadera felicidad».

Un matiz de la enseñanza de la vida

«Las manifestaciones de un solo ser, por deslumbrantes y perfectas que sean, nunca serán de por sí lo suficientemente poderosas como para hacer superfluas todas las otras formas con las que la Providencia o el Todopoderoso influye en los seres. Por esto, no hemos visto ni veremos jamás que un ser o un libro, llamado "santo", esté en condiciones de constituir más que un simple matiz o una fracción del inmenso conjunto de fuerzas que cada día se nos muestran como una galería de pinturas con ilustraciones vivas, en las que universos, soles, planetas y seres, cada uno de ellos con sus formas especiales de belleza y sus valores inspiradores propios, planean ante nuestros ojos más o menos maravillados según nuestro nivel evolutivo y nuestro talento de percepción.»
De «Livets Bog»* I, apdo. 10.

Cada cual debe descubrir en la vida lo que le inspira

«Conviene, por consiguiente, que cada individuo o cada buscador de la verdad encuentre, en su caminar y en su experimentación de la vida de cada día, a los seres, las formas de manifestación, la lectura, la ocupación o lo poco o lo mucho que para él sea una base absolutamente vivificadora y estimuladora para su evolución de la ignorancia al conocimiento, de la oscuridad a la luz, del dolor o reino de la oscuridad y de las sombras a las zonas luminosas de amor delante de la Divinidad eterna».
De «Livets Bog»* I, apdo. 16.

En la vida, todos somos maestros y alumnos los unos para los otros

La tarea de «Livets Bog» es «… llevar al buscador de la verdad a comprender la experimentación diaria de la vida, con sus acontecimientos, sus incidentes agradables y desagradables, sus escenarios luminosos y oscuros, como una correspondencia especialmente adaptada a él y desencadenada directamente por la Providencia […] “Livets Bog” * le dará, pues, al estudiante una idea de cómo esta primera correspondencia o este lenguaje directo de la vida es lo que constituye la única religión absolutamente fundamental de la existencia, ya que el caso es que ésta sólo puede existir con absolutamente todos como maestros, con absolutamente todos como alumnos y con absolutamente todo como enseñanza».  
De «Livets Bog»* I, apdo. 15.

La vida misma es la verdadera religión

«Como, de este modo, todos los seres vivos existen como miembros natos de esta religión, dicha religión no tiene ninguna ceremonia previa de inscripción ni de admisión. Y como su campo de acción abarca, de eternidad a eternidad, nada menos que el universo mismo, tenemos aquí la única religión existente en la que, dicho al pie de la letra, sólo hay un rebaño y un pastor».
De «Livets Bog»* I, apdo. 15.

Tolerancia a todo y a todos

«Livets Bog se ha convertido en una revelación de la identidad de los seres como "hijos de Dios", al mismo tiempo que descubre la estrecha relación interna entre las religiones como haces de rayos del mismo océano de luz y, de este modo, constituye además una defensa de todos los seres existentes […], un instrumento para mostrar y eliminar el último resto de la forma de ignorancia que crea intolerancia y de su acompañante “los sufrimientos”. Porque la ignorancia es precisamente la verdadera causa de todo lo que forma parte de lo que el mundo llama “el mal”. Donde se elimina la ignorancia, deja de existir el presunto “mal”».

De «Livets Bog»* I, apdo. 19.

Con la comprensión de la reencarnación, la vida se vuelve justa

«Los análisis cósmicos nos han mostrado: Que la reencarnación es el fundamento y garantía inalterable para la creación de la justicia total en el mundo. Sin ella no habría ninguna justicia en absoluto. Y sin conocimiento sobre la reencarnación, la solución del misterio de la vida no puede de ninguna manera experimentarse ni conocerse. […] Pero, gracias al conocimiento de la reencarnación, vemos que los mismos seres constituyen la causa primera y absoluta de su propio destino, y que los sufrimientos aparecen exclusivamente a causa de la ignorancia de los seres sobre la manera de ser perfecta y la consiguiente creación de destino».
De «Livets Bog»* VII, apdo. 2658, punto 17.

Investigación en el interior de uno

«Como el investigador es idéntico a este “algo vivo”, su propia vida será el objeto que se encuentra más cercano a él o es más accesible a esta investigación. Por ello, el nuevo método de investigación se basará, cada vez más, en el conocimiento de sí mismo por el individuo, el conocimiento de su propia naturaleza más allá de lo físico, porque en esta naturaleza más allá de lo físico se revela todo el misterio de la vida».
De Exequias, apdo. 38.

Pensamiento habitual y sabiduría

«Cuando el hombre ha empezado a alejarse de mucho de lo que es costumbre, sentirá fácilmente que está solo con sus pensamientos y deseos, pero cuando conoce las leyes que hay tras la fuerza de la oración y aprende a usarlas, notará que nunca está solo, sino que hay fuertes fuerzas espirituales detrás de la transformación de la Tierra y la humanidad de las que se está convirtiendo un colaborador consciente».
Del artículo «Liberación de la conciencia de masas».

Conciencia de masas y libertad

«Los hombres todavía están tan enraizados en las tradiciones de la vida animal, que les gusta ir en grupo. Prefieren ir con el grupo por un camino equivocado que ir solos por el camino correcto. Pero, con ello, también comparten, naturalmente, el destino del grupo».

«Otros seres no tienen miedo al purgatorio del grupo. Para ellos, la revelación y práctica de la verdad es lo único que determina mentalmente, de manera absoluta, su actuación, sin tener en cuenta el sufrimiento, las burlas y calumnias de que puedan ser objeto por parte de la masa ignorante. […] «Y a la evidencia, cual la luz diurna del sol, de los hechos, el que va solo o la minoría se convierte en “la pequeña causa con gran efecto” […] libera a la masa de las garras de la ignorancia y la sugestión y, de esta manera, es el legitimo “grano de mostaza” del que crece “el reino de los cielos” en la Tierra».

De Exequias, apdo. 119 y 120.

Confianza en la vida

«Lo contrario al temor sólo puede ser el estado mental que expresamos con el concepto “confianza”. Donde surge la confianza, se elimina el temor. Donde se elimina el temor, surge la paz. El camino a la verdadera paz, o sea, una paz que no es un estado de tregua camuflada, no se puede construir o adoquinar en absoluto con armas, sino con confianza” […]

La verdadera y absoluta causa del temor es ignorancia espiritual o cósmica. Por lo tanto, el temor no se puede combatir con violencia y fuerza, sino, en cambio, exclusivamente con conocimiento cósmico. Sólo conocimiento cósmico absoluto da la correspondiente confianza inquebrantable.
De «Más allá del temor a la muerte», librito temático n.º 21.

Coraje de vivir

«¿Qué es necesario para tener el verdadero coraje para vivir y para mantener este coraje? Hay que aprender a amar al prójimo como a sí mismo. Da coraje para vivir y lo mantiene. La clase de pensamientos que socava más el coraje de vivir es el martirio».
Del artículo «El coraje de vivir».

«Así pues, nunca, en ningún caso, podremos ver a la Divinidad sin verla a través del prójimo, y nunca podremos experimentar al prójimo sin que este sea la residencia de la Divinidad. “El prójimo” son nuestros propios microseres, “el prójimo” es el ser en cuyo organismo nosotros mismos experimentamos la luz del día, “el prójimo” es tanto el ser que nos persigue y nos odia como el ser que nos ama y admira. “El prójimo” es todo aquel ser que está en nuestro ámbito de percepción, al alcance de nuestros sentidos».
De «Livets Bog»* III, apdo. 703.

El amor universal

«De un ser de medio sexo va, así, de camino a convertirse en un ser de sexo completo. Como ya sabemos desde hace tiempo, está transformándose de animal en hombre. Cuanto más avanzado está el ser en esta transformación, tanto más “humano”, es decir, más intelectual y amoroso es…»
De «Livets Bog»* VII, apdo. 2482

«Los seres, antes tan ricos en contrastes, “él” y “ella”, se han igualado, de modo que ya no forman dos sexos. Para estos seres ya no hay ningún “sexo contrario”. Todos forman parte del mismo sexo. El objeto de su amor sólo puede, por consiguiente, ser su “propio nuevo sexo”».
De «Livets Bog»* IV, apdo. 1560

El asesinato de los animales

«… también en el campo de la alimentación hay ámbitos donde usted debe ejercitarse en el amor […] hay otra forma de vida mucho más hermosa que alimentarse de los cadáveres de animales muertos que han sido abandonados […] El hombre evolucionado se alimenta exclusivamente de productos vegetales».
Del artículo «La estrella de Navidad».

Nosotros mismos atraemos nuestro destino

«Cada hombre es como un imán que, precisamente, atrae los acontecimientos y a los seres que pueden proporcionarle las experiencias y vivencias que actualmente más necesita».
Del artículo «Dos elementos de la vida».

«Si uno está ante una persona que es desagradable, debe en parte pensar que es su propio karma lo que lo ha puesto en contacto con esta persona. Es una prueba de tolerancia y equilibrio espiritual […] Pero uno puede pensar en su interior: “Tú también eres un ser divino, y a un ser divino es natural mostrarle amor. […] El amor no es simplemente una palmadita en la mejilla. De lo que se trata es de hacer lo que en la situación determinada es lo más amoroso sin ninguna forma de ira, amargura, desilusión ni irritación. Se puede muy bien ser categórico sin estar irritado y se puede reprender a otra persona de una manera amable y amorosa sin dar un puñetazo en la mesa».
Del artículo «El coraje de vivir».

La base de la facultad de perdonar

«Cuando se intenta comprender con la inteligencia que todos los hombres se encuentran en diversos estadios evolutivos, se adquiere, poco a poco, fuerza para perdonarlo todo y a todos. Pero, ¿cómo se adquiere fuerza para perdonar al prójimo cuando éste, de diversas maneras, le causa molestias a uno y llena su vida con dificultades y problemas? Intentando comprender con la inteligencia que, en este momento, la persona en cuestión no puede ser distinta a como es, al igual que un cardo o una ortiga no pueden ser distintos a como son. Y cuando se comprende que si este “enemigo” ha sido puesto cerca de nosotros, no es porque sea un enemigo que atenta contra nuestra vida, sino simplemente un instrumento por medio del cual la Divinidad nos deja cosechar como una vez hemos sembrado; y, así mismo, cuando se intenta con el sentimiento sentir simpatía hacia esa persona, que no sabe lo que hace y que, posteriormente, debe cosechar como ha sembrado, lo cual uno mismo supera, o sea, cuando “el enemigo” no es, en realidad, la causa de la molestia, y cuando, debido a su pasado y con vistas a su futuro, en el momento presente no puede ser distinto a como es, entonces hay muchas razones para seguir el mandamiento de Cristo y perdonar una y otra vez».
De una conferencia de Martinus el 16 de octubre de 1955.

Perdonar no es ser ingenuo

«La facultad humana es, claro está, una fuerte y desarrollada simpatía hacia todo lo vivo. Pero un sentimiento así puede tanto ser lógico como ilógico. Un sentimiento de simpatía ilógico es lo mismo que en “Livets Bog”* hemos denominado “ingenuidad”. Ingenuidad es apoyar o ayudar a “estafadores” e “impostores” que, bajo una necesidad, enfermedad o indigencia camuflada buscan aprovecharse de personas con gran sentimiento de simpatía y, así, de manera injusta o con un falso pretexto buscar vivir a lo grande a costa de su generosidad».
De Livets Bog* VII, apdo. 2658, punto 29.

La cultura mundial actual es una guerra sobre el dinero

«El mundo de los negocios representa pues, en realidad, una forma refinada de la lucha del hombre por los bienes materiales. Se trata de la guerra a otro nivel, pero los resultados son los mismos que los de la guerra corriente, es decir, ruina, pobreza y opresión para los vencidos y riqueza, lujo y poder para los vencedores».
De «Livets Bog»* I, apdo.75.

«Como toda la existencia, debido a las leyes cósmicas, sólo puede mantenerse a base de que cada bien se pague con un valor correspondiente, el principio en que se basan los negocios es, en su más profundo análisis, de naturaleza noble y cósmica, y sólo se transforma en innoble o perjudicial para la sociedad allí donde degenera de modo que grandes grupos de individuos sanos y fuertes de esta sociedad no pueden pagar bienes de un valor determinado con su valor correspondiente, o donde grandes grupos de individuos están en condiciones de poderse liberar de esta realidad divina "comprando" su liberación. Situaciones de este tipo tendrán siempre lugar allí donde algo se paga a un precio que no está en consonancia con su valor real».
De «Livets Bog»* I, apdo.76.

En la Tierra se está creando un reino de paz internacional

«En la próxima centuria las grandes potencias perderán su poder, y habrá una alianza para enderezar el mundo creando un derecho internacional que prohíba la guerra. Se dispondrá de tal modo que todo el mundo se agrupará bajo un gobierno común, de modo que no haya nadie que domine sobre el petróleo u otros bienes».

Del artículo «La nueva cultura» (Nb. La cita es del siglo pasado).

«Cuando todas las naciones son provincias de un estado, en el mundo sólo hay, en realidad, un pueblo. Pero cuando en el mundo sólo hay un pueblo, no hay nadie contra quien hacer la guerra, nadie para quien establecer límites de aduana, nadie a quien comprarle ni venderle. Un pueblo puede, en principio, compararse con un individuo. Un individuo no puede “comerciar” consigo mismo. El dinero pierde su base de existencia, se vuelve totalmente superfluo»

De Exequias, cap. 202.

«Como globalmente la Tierra es una unidad, un organismo, un cuerpo, sus partes concretas están destinadas a trabajar juntas. La naturaleza verdadera y el curso espiritual del mundo es la evolución internacional. El internacionalismo es el lazo con el que Dios ha unido al mundo. Y “lo que Dios ha unido, los hombres no pueden separarlo”. Todo lo que vaya en contra de esta evolución desencadenará guerra».

De Exequias, cap. 178.

La cultura actual es un periodo de juicio final

«Hemos visto que la humanidad está, más que nunca, en medio de una época de experimentos, o sea, una época en la que las posibilidades de excesos y desviaciones mentales y físicas son, prácticamente en todos los ámbitos de la vida, tan inmensas, que ni las religiones mundiales ni los correccionales, el encarcelamiento, el castigo y las ejecuciones pueden con ellos. Los excesos o desviaciones siguen, así, su curso y crean todas las transgresiones de las leyes de la vida, que hacen que la experimentación de los horrores del día de juicio final o cataclismo sean inevitables».
De «Livets Bog»* VII, apdo. 2521.

«Lo que ha producido los horrores del día de juicio final es la ignorancia, casi total, de los hombres con respecto a la materia espiritual o psíquica. […] Que toda creación en la zona física tiene que ser lógica para poder cumplir la finalidad de su creación, es algo natural. En caso contrario, se convierte en una decepción o catástrofe mental para su origen. […] Lo que hará que la humanidad abandone la oscuridad del día de juicio final no es, por consiguiente, la ciencia materialista, al igual que tampoco es el principio religioso en la interpretación anticuada, que todavía se impone. Será, al contrario ante todo, por medio de la acumulación de experiencias que la humanidad adquiere a través de los horrores y dificultades del día de juicio final».
De «Livets Bog»* VII, apdo. 2522.

«Este gran número de experiencias hace surgir en los hombres la facultad humana, es decir, la facultad de no ser capaz de hacer el mal. […] Hay tanto que, aparentemente, es bueno, pero, en realidad, es malo, del mismo modo que también hay mucho que, aparentemente es malo, pero, en realidad, es bueno. Para poder determinar totalmente lo que es malo y lo que es bueno en el plan universal divino, hay que conocer la estructura principal de este plan».
De «Livets Bog»* VII, apdo. 2523.

«Aunque el ser haya comenzado a convertirse en un ser humano, no puede inmediatamente por sí mismo adquirir conocimiento o información cósmica sobre hasta qué punto su actitud y manera de ser humana está en verdadero contacto lógico o científico con la intención cósmica de la vida. Y entonces sucede que se vuelve receptivo para la ciencia del espíritu o análisis cósmicos de la vida».
De «Livets Bog»* VII, apdo. 2524.

«No es extraño que el camino que conduce fuera de la pesada zona de las materias sólo pase por el desarrollo del amor al prójimo. Mientras el ser sea peligroso para lo que lo rodea, tiene que soportar la carga de las pesadas materias. Las materias sólidas son la camisa de fuerza de la vida. Cuando el ser se convierte en altruista, “la camisa de fuerza” se abre, el ser es liberado y la materia obedece agradable y directamente, y la verdadera vida le comienza a abrir sus puertas al maravillado hijo de Dios».  
De «Livets Bog»* II apdo. 365.

«La Providencia tiene métodos suficientes para proteger al ser que actúa con amor universal».
Del artículo «La cultura».

La irreligiosidad actual

«…esta actitud sólo es, en realidad, una división superficial. En principio todos los hombres son religiosos, de hecho, no pueden vivir en absoluto sin serlo. Cuando se habla de “irreligiosidad”, esto sólo quiere decir un estado mental en el que el ser, precisamente, ha perdido toda la fe en la moral y la idea de una providencia o divinidad heredada del pasado, dado que la interpretación clama a voces contra su actual percepción científica o percepción con una actitud intelectual. Pero en el momento en que las leyes religiosas y los detalles sobrenaturales son ciencia verdadera y pueden investigarse o controlarse con la inteligencia, hay miles o millones de hombres terrenos que están dispuestos a depositar enteramente su modo de ver las cosas y su vida en la esfera de interés de esta ciencia. Entonces su religiosidad surge de nuevo a la superficie física, visible».
De «Livets Bog»* IV, apdo. 1485.

La Divinidad, ¿una realidad?

«La propia experiencia de la Divinidad por medio de la conciencia o iniciación cósmica no se le puede dar a ningún ser, es algo hacia lo que el ser debe evolucionar y que vendrá una vez, cuando el ser tenga en su conciencia la mezcla necesaria de sentimiento, inteligencia e intuición. Esto es algo que viene con la evolución, de la misma manera que el ser en el pasado adquirió ojos para ver y oídos para oír. Tarde o temprano le llega a cada hombre terreno, exactamente cómo una vez evolucionó de mineral a planta y de planta a animal. Ahora se transformará de animal en hombre verdadero, lo cual, precisamente, quiere decir un hombre a imagen de Dios».
Del artículo  «Los sentidos de Dios».

El Tercer Testamento

«Así vemos que el último estadio de la época mundial cristiana, la nueva cultura mundial ya está integrada en las culturas anteriores. La época mundial del cristianismo consta de tres grandes estadios, el primero de los cuales lo constituyen El Antiguo Testamento y el judaísmo, y el segundo lo constituye El Nuevo Testamento y el cristianismo, donde la condición material debía evolucionar. El tercer estadio es El Tercer Testamento o ciencia del espíritu, que creará la base para la posterior evolución de los hombres y garantizará que en este estadio los hombres lleguen a convertirse en uno con Dios».
Del artículo «La época mundial del cristianismo»

«¿Qué sucederá en la nueva época mundial? En esta nueva época, todas las guerras, toda la miseria y desdicha serán gradualmente abolidas. La humanidad se convertirá en la imagen y semejanza de Dios. Todos los estados de la Tierra se unirán en un reino, y la humanidad se convertirá en un rebaño y un pastor. La religiosidad de la humanidad ya no se basará en el instinto o la pura fe, sino en la ciencia, los hechos y la realidad. Todos se atreverán a reconocer la vida de Dios que se revela en todo y en todos».
Del artículo «Tres tipos de hombres en la creación de “la imagen de Dios” en la Tierra».

La más alta manera de ser

«Cristo dijo a sus discípulos: “Id por todo el mundo y haced a todos los pueblos mis discípulos, bautizadlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” ¿De qué bautismo se trata? El verdadero bautismo, el único que tiene importancia es la interacción amorosa con nuestro prójimo en la vida de cada día. Contagiar a otros con la naturaleza de la luz por medio de su manera de ser, esto es el verdadero bautismo. No se los puede cambiar, pero se les puede dar un ejemplo que tiene efecto a largo plazo. Y esta naturaleza de la luz no viene, en realidad, de uno mismo, viene de Dios, a través de uno, al prójimo. Entonces uno es un ser que, por medio del coraje de vivir y el amor, hace que la Divinidad esté presente en la interacción con el prójimo. Como no hay ninguna conciencia de martirio, entonces la paz ilumina y es irradiada a través del hombre, a pesar de que se encuentra en un campo de batalla».
Del artículo «El coraje de vivir».

A Martinus se le hizo la siguiente pregunta:

«¿Por qué no tiene “El movimiento de Martinus” un nombre adecuado, que pueda caracterizarlo, como los otros movimientos espirituales, tal como Teosofía, Antroposofía, Indre Mission (movimiento religioso danés), Testigos de Jehová, etc.? »

Respuesta de Martinus:

«Como alrededor de mi trabajo espiritual no hay ni habrá jamás ninguna forma de creación de asociación, secta ni religión con leyes y preceptos escritos, con sacramentos y ceremonias de bautizo, etc., no hay, por lo tanto, ningún “movimiento” en absoluto al que dar nombre.

Que mi trabajo espiritual tenga cada vez más participantes en los grupos de estudio y lectores no significa, sin embargo, que se puedan denominar una asociación religiosa, organizada. Que se estudien o se lean mis obras no significa que con ello se cree una comunidad, secta o iglesia, del mismo modo que tampoco se crea nada cuando se leen las obras científicas de otros escritores. Como todo mi trabajo espiritual sólo tiene como fin ser una enseñanza o una manifestación de conocimientos en forma de los análisis de la imagen del universo y, de este modo, descubrir las condiciones que rigen para el amor al prójimo o conducta o modo de ser humano, que convierte al hombre en idéntico con la paz mundial, mi trabajo, con su estructura intelectual, no puede, por consiguiente, convertirse jamás en una religión basada en la creencia. Sólo puede, al contrario, convertirse exclusivamente en una escuela, un centro de enseñanza, una institución para orientación y formación en la ciencia de la vida, donde el estudiante evolucionado puede estar en contacto con su divina transformación de animal en “el hombre a imagen de Dios”.

Mi trabajo es, de este modo, absolutamente para todos los buscadores de la verdad, bastante independientemente de la religión, nación o raza a la que pertenezcan. Mis análisis son, al igual que cualquier otra ciencia, absolutamente neutrales e imparciales.

Como mi trabajo espiritual es, así pues, una manifestación de los análisis eternos de la imagen del universo y una orientación sobre ellos, sólo puede designarse como ciencia cósmica, que, a su vez, es lo mismo que “ciencia del espíritu”, del mismo modo que los estudiantes de esta ciencia del espíritu sólo pueden denominase “investigadores espirituales”. Darle a mi trabajo espiritual y a sus investigadores interesados cualquier otro nombre sólo puede expresar un malentendido».
De la Carta de contacto 1951/2, donde se publicó por primera vez


*Martinus ha deseado que el título danés de esta obra, que significa El Libro de la Vida, se mantenga en todos los idiomas.


© Martinus Institut 1981. Los derechos de autor de las citas son propiedad de Martinus Institut.


               Pin it