¿Quién soy, de dónde vengo y a dónde voy? ¿Existe Dios? ¿Quién soy, de dónde vengo y a dónde voy? ¿Existe Dios?

Lee una introducción con símbolos aquí.

El plan eterno de Dios en un símbolo cósmico El plan eterno de Dios en un símbolo cósmico

El hombre evoluciona de vida a vida.

Las breves explicaciones de los símbolos que se muestran a continuación no han sido escritas por Martinus. Se basan en los análisis de «El Tercer Testamento». Esta versión abreviada también puede usarse en exposiciones y otro tipo de presentaciones. Los interesados se remiten a las explicaciones del propio autor en La Imagen Eterna del Universo I-IV.

symbol_01s.jpgEl espíritu de Dios sobre las aguas
– Símbolo 1

 

 

 

 

 

El universo vive y piensa

El universo es un organismo eternamente vivo, y que lo abarca todo, al que, por medio de las religiones, conocemos con el concepto «Dios». Este organismo está animado, al igual que nuestro propio organismo, por conciencia.

symbol_02s.jpgEl principio de la redención del mundo
– Símbolo 2

 

El principio progenitor espiritual

La descendencia de los hombres y animales muy evolucionados es, por lo general, cuidada y criada amorosamente hasta que puede valerse por sí misma. Esta atención amorosa también rige para menores de edad espirituales y su conducción a través de las vidas terrenas de animal a hombre acabado.

symbol_03s.jpgIntolerancia
– Símbolo 3

 

 

La verdadera causa  de todas las guerras y todos los conflictos

La intolerancia impide experimentar la luz y el amor de Dios en la conciencia. La intolerancia es la causa de todas las guerras y conflictos.

Debido a ella, la paz, la alegría y la armonía para todo y todos todavía no es lo que caracteriza al mundo. Mientras se conciba al prójimo como un enemigo, es imposible que tengamos verdadera paz en la mente. Sólo la comprensión, el perdón y el amor pueden transformar a un enemigo en amigo.

symbol_04s.jpgEl camino hacia la luz
– Símbolo 4

 

 

Historia de la evolución de la conciencia cósmica

El símbolo muestra el camino de la vida eterna. Todos los seres vivos van por este camino, de formas bajas de existencia a formas más altas.

symbol_05s.jpgLa falta de conciencia cósmica
– Símbolo 5

 

 

 

 

No conocerse a sí mismo

Mientras el ateo no cuenta con ningún Dios y cree que la vida es idéntica al cuerpo físico, el hombre religioso tiene la esperanza de una existencia que continúa después de la muerte. Ambos son igual de creyentes. Lo único que saben con certeza es que el cuerpo físico es perecedero. Lo que, en cambio, no saben es que, visto cósmicamente, el organismo físico sólo es un instrumento del yo inmaterial, eterno.

symbol_06s.jpgEl ser vivo 1
– Símbolo 6

 

 

 

 

La naturaleza inmortal de todos los seres vivos

La naturaleza eterna de Dios y de todos los seres vivos se describe aquí como un principio trino. Un yo, X1, que se muestra por medio de la parte superior blanca. Debajo vemos la supraconciencia con la facultad creadora y de experimentación, X2, y en la parte inferior el cuerpo creado e instrumento para la creación y experimentación del yo en el mundo espiritual y físico, X3.

symbol_07s.jpgEl principio de la unidad de vida – el primer destello de la existencia de una Divinidad
– Símbolo 7

 

 

 

«En la casa de mi Padre hay muchas moradas»

El universo visible es el organismo físico de Dios, simbolizado por la parte de color gris claro en el gran círculo. En el «espacio vacío» del universo se encuentra el yo y la conciencia infinita de Dios, indicados con el círculo blanco y el principio trino en medio.

En el organismo de Dios, que todo lo abarca, la vida está organizada como vida dentro de vida al infinito. Al igual que nuestro organismo está construido de organismos de seres vivos menores, por ejemplo, órganos, células, moléculas, átomos, etc., nosotros nos encontramos con nuestro organismo dentro de organismos mayores, como la Tierra, el Sistema Solar y la Vía Láctea.

La Tierra, el vivificante Sol y la Vía Láctea también son seres vivos, al igual que nosotros. O sea, como en lo pequeño, también en lo grande.

symbol_08_09_10s.jpgLos tres análisis del principio trino
– Símbolo 8, 9 y 10


La eterna e infinita estructura trina de Dios

Estos tres símbolos estudian los mismos tres principios eternos que se describen en el símbolo n.º 6, que se han designado como X1, X2 y X3. Estos principios condicionan que todos los seres vivos sean inmortales y uno con la eternidad y el infinito.

Aquí, estos tres principios eternos se muestran separados. En realidad, existen como una unidad indivisible. Sólo es en teoría que pueden separarse.

symbol_11s.jpgLa imagen eterna del universo, el ser vivo II, la Divinidad eterna y los hijos de Dios eternos
– Símbolo 11

 

 

 

Dios y el hijo de Dios son uno

Este símbolo entrelaza los principios del símbolo 8, 9 y 10. Aquí aparecen como una unidad inseparable. Los tres símbolos precedentes están puestos el uno encima del otro. El universo está vivo y es idéntico a Dios. Dios y los seres vivos, los hijos de Dios, se encuentran en un diálogo eterno a través de seis zonas de existencia diferentes. La vida de los hijos de Dios está organizada como organismos dentro de organismos, como vimos en el símbolo 7.

symbol_12s.jpgLas combinaciones de las energías básicas

 Símbolo 12







La transformación, sujeta a una ley, de la conciencia eterna

En el símbolo vemos que las energías del universo y las energías de la conciencia de los seres están mezcladas de manera diferente a lo argo de un ciclo cósmico.

symbol_13s.jpgEl plan eterno del universo
Símbolo 13

 

 

 

El método y la técnica de creación eterna de Dios

Aquí se nos da una explicación más profunda y detallada del símbolo 11. Vemos de nuevo el ciclo eterno. Además vemos la premisa básica de la experimentación de la vida, la variación eternamente cambiante entre luz y oscuridad. Vemos dónde en el ciclo los distintos contrastes respectivamente culminan o están latentes (el aro más externo alrededor de los diferentes reinos, señalado cada uno con su color y mezcla de energías).

symbol_14s.jpgEl ciclo cósmico de espiral 1
– Símbolo 14






El viaje cósmico a través de la eternidad y el infinito

La vida eterna tiene lugar, según El Tercer Testamento, como un caminar infinito a través ciclos cada vez más elevados. Es por esto que se llaman ciclos de espiral.

symbol 15sLa ley que rige el movimiento
– Símbolo 15

 

 

La línea recta es una ilusión

La figura redonda, blanca en la parte superior, simboliza la forma esférica que es el equilibrio básico cósmico de todos los movimientos.

symbol 16sEl cuerpo eterno
– Símbolo 16

 

 

 

«Lo que un hombre siembre, eso cosechará»

Aquí vemos que toda energía o movimiento, es decir, creación en el universo, surge de un yo eterno, indicado con el triángulo blanco, y que todos los movimientos también regresan al yo.

symbol 17sReencarnación, ciclos y estaciones del año
– Símbolo 17

 

 

Las estaciones del año cósmico

«Quien no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios.[…] En verdad te digo, quien no renaciere del agua y del espíritu no puede entrar en el reino de Dios», Así le respondió Jesús a Nicodemo, que era miembro del consejo de los judíos.

symbol 18sLos arcos de destino del ser vivo
– Símbolo 18

 

El ahora eterno

Cuando Pedro el viernes santo quiso intervenir con la espada para defender a Jesús, éste rechazó la ayuda con las siguientes palabras: «Vuelve tu espada a la vaina, porque todos los que se sirvieren de la espada a espada morirán» Mt 26,52.

symbol 19sA través de la oscuridad de la iniciación – Infierno o cataclismo
– Símbolo 19

 

 

 

 

 

«Ojo por ojo y diente por diente»

La Biblia ha predicho un tiempo de «lamentos, temor, guerras y rumores de guerras». Mt 24, Mc 13, Lc 21 y JN 14-16. Estos tiempos difíciles también se denominan «los últimos tiempos».

Las predicciones están en concordancia con la época en que vivimos, con un inicio temprano el siglo pasado. Se ha dicho que en esta época el mensaje de amor de Cristo iba a ser explicado más profundamente: «Más el Revelador dela Verdad, el Espíritu Santo, que mi Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará cuantas cosas os tengo dichas» Jn 14,26.

symbol 20sEl perdón de los pecados
– Símbolo 20

 

«Ve y no peques más»

De Jesús se dice que enseñaba con poder y autoridad. Hizo milagros, consoló y ayudó a personas desdichadas. A personas que sentían estar en desgracia ante Dios les dijo: «Tus pecados te son perdonados». El símbolo muestra que el perdón de los pecados existe en realidad. Pero se nos da una explicación muy distinta a la tradicional.

symbol_21s.jpgLa eterna vinculación cósmica, orgánica entre Dios y el hijo de Dios I
– Símbolo 21
 

 

 

El sentido y la función de la oración

Visto cósmicamente, el principio de la oración ya comienza en el reino animal. El grito de angustia del animal en el momento de la muerte es un grito en busca de ayuda. Hay ayudantes espirituales y, con ello, una función automática así también tiene sentido. También hubo ayudantes espirituales que oyeron la oración de Jesús en la cruz: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen».

symbol_22sA.jpgLa imagen materialista o inacabada del universo
 – Símbolo 22A

 

 

El universo sin vida

Cuando la facultad de creer degenera y la capacidad del sentido cósmico todavía no está completamente acabada, el hijo eterno de Dios atraviesa un estadio de materialismo. El Dios vivo se ha perdido de vista por un tiempo. El enfoque sobre lo material se convierte, entonces, en totalmente dominante. La vida puede experimentarse como las fuerzas ciegas de un juego de azar.

symbol_23s.jpgEl hombre a imagen y semejanza de Dios
– Símbolo 23

 

 

 

 

 

Presentar la otra mejilla

En el Antiguo Testamento, Dios comunica a los hombres el propósito de la creación: «Hagamos al hombre a nuestra imagen…» Gen. 1,26.

La misión de Jesús era mostrar con su ejemplo la manera de ser del hombre perfecto, el objetivo de la creación y la evolución. Sus palabras y forma de vida se han conservado en la Biblia para la posteridad. Presentó la parte humana a quienes lo perseguían y, angustiado en la cruz, pidió por ellos con las palabras: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» Lc 23,34.

symbol_24s.jpgEl reino humano inacabado
– Símbolo 24

 

 

El reino de la esfinge

La situación mundial todavía se caracteriza, en alto grado, por el instinto de conservación del animal que, cuando aparece a escala colectiva, también se manifiesta como nacionalismo. Esta tendencia, heredada del reino animal, impregna las relaciones humanas a todos los niveles. En el reino animal el poder es igual al derecho. ¿No aspiran las naciones tanto al poder militar como al económico?

symbol_25s.jpgEl karma de la humanidad
– Símbolo 25

 

El mundo se transforma en un reino

Al igual que nuestro destino personal es un resultado de las consecuencias de nuestras propias acciones hacia el prójimo, el destino de las naciones también lo crean sus propias acciones en relación con lo que hacen contra otras naciones. Cuando las naciones cosechan su destino, tanto para bien como para mal, esto tiene lugar como karma colectivo.

symbol_26s.jpgEl futuro reino humano perfecto
– Símbolo 26

 

 

Los estados unidos del mundo - «Un rebaño y un pastor»

Las naciones del mundo se vinculan cada vez más fuertemente y, por lo tanto, son cada vez más dependientes las unas de las otras. Comercio, economía, materias primas, comunicación, infraestructuras, y similares han evolucionado y se han adaptado a las dimensiones globales.

El desarrollo en el mundo apunta, así, claramente hacia el internacionalismo. El dilema tras los grandes acontecimientos del mundo es si se trata del interés de las naciones a costa de la comunidad internacional o de las naciones al servicio de la totalidad. Cada vez más naciones se dan cuenta de que para alcanzar una paz global, bienestar para todos los hombres de la Tierra y estabilidad política se requieren leyes y acuerdos internacionales que funcionen. Esto es, en gran manera, valedero para el extendido abuso del dinero que conlleva que, de manera totalmente legal, unos puedan enriquecerse a costa de otros.

symbol_27s.jpgEl resplandor cósmico de la Tierra
 – Símbolo 27

 

 

 

 

Los días y las noches de la vida eterna

Después de la noche viene el día. En el día cósmico (un día y una noche), que abarca eones de tiempo, la nave espacial Tierra con sus pasajeros acaba de pasar la culminación de la oscuridad y el frío cósmico. Hemos tenido, por ejemplo, dos Guerras Mundiales en una centuria, y parece ser que no es suficiente con esto.

De la misma manera que el invierno es más frío después del solsticio de invierno, la Tierra sigue estando caracterizada por la culminación del frío del invierno. Pero la luz crece ahora con gran rapidez.

symbol_28s.jpgLa vida eterna o la escalera de la vida
– Símbolo 28

 

 

Renovación eterna de la vida - « y he aquí que renuevo todas las cosas»

La vida eterna lleva consigo una constante renovación de la experimentación de la vida. ¡Desde esta perspectiva, la vida es una aventura infinita!

Toda experiencia está condicionada por los contrastes. Demasiado calor crea el deseo de frescor. Un trabajo duro exige también descanso que, cuando ha hecho su efecto, crea otra vez, deseo de nuevas actividades. También nos cansamos de nuestro plato favorito si lo comemos todos los días.

Que un reino de existencia sea sustituido por otro, sin interrupción, se debe a este constante anhelo de nuevas experiencias y los efectos de sus contrastes. El símbolo muestra la infinita escalera de la vida en diferentes dimensiones.

symbol_29s.jpgVías cósmicas de evolución
– Símbolo 29




Sobre el origen de las especies

En el símbolo 28 vimos la escalera evolutiva infinita desde un lado. Aquí se ilustra la misma idea vista de frente.

La parte de color naranja simboliza el reino animal. El camino a través de este reino tiene diferentes vías, indicadas con signos diferentes. Así pues, hay varios caminos evolutivos a través del mismo reino.

En la Tierra, las diferentes formas de organismo se dividen en diferentes especies. Cada especie se caracteriza por las distintas condiciones externas, tanto astronómicas como microcósmicas, que experimentan durante su evolución. Algunas especies están más emparentadas. Otras lo están menos. Han habitado en diferentes planetas durante su viaje cósmico. Estas vías cósmicas de evolución son un factor importante tras el origen de las especies.

symbol_30s.jpgLa Divinidad eterna y el talento de percepción de los seres
– Símbolo 30




La condición para «ver a Dios»


La facultad de percepción de los seres vivos constituye conjuntamente la facultad de percepción de Dios. El encuentro con el prójimo, es decir, todo aquello con lo que entramos en contacto, se convierte, así, en un encuentro con Dios. Por medio de esta interacción surgen las diferentes zonas de existencia.

symbol_31s.jpgLafacultad de percepción del ser vivo y el universo
– Símbolo 31




El que tiene ojos ve

El cono de la izquierda simboliza el universo que se extiende infinitamente a través del micro, meso y macrocosmos.

La sección de escalera a la derecha simboliza a los hijos de Dios eternos en diferentes peldaños evolutivos. El triángulo blanco simboliza un hijo de Dios. El rayo de luz que surge de aquí simboliza el estadio evolutivo del hijo de Dios y su limitada facultad de percepción en relación con la eternidad y el infinito.

En este estadio evolutivo, los sentidos físicos dominan totalmente. Sólo lo que se puede registrar por medio de los sentidos físicos se experimenta como real. El resto, o sea, la mayor parte de cosas  se encuentra en la oscuridad. Cuanto más evolucionados estén los sentidos, más perfectamente puede experimentar el individuo. Los sentidos más elevados son de naturaleza espiritual.

symbol_32s.jpgLos doce resultados básicos o la solución del misterio de la vida
– Símbolo 32
 

 


Y Dios vio que todo era muy bueno…

El círculo de color naranja simboliza la zona del principio mortífero donde todavía se encuentran los hombres terrenos. Es en esta esfera de la conciencia donde tienen lugar los destinos desdichados. Aquí ignoramos la realidad cósmica que hay detrás del mundo físico. Aquí surge la pregunta ¿por qué? La respuesta a la pregunta requiere conocimiento sobre la vida eterna

symbol_33s.jpgLos climas de pensamientos animales y humanos
– Símbolo 33

 


La transformación de la conciencia de animal a hombre

El símbolo da una visión general del desarrollo y transformación gradual de la psique del animal a la del hombre perfecto. Las figuras muestran dónde en este proceso comienzan, terminan, culminan, disminuyen o aumentan los diferentes climas de pensamientos.

Como anteriormente, el color naranja simboliza el reino animal y el amarillo el reino humano perfecto. A la izquierda vemos una figura amarilla en forma de cuña que se adentra en la zona de color naranja, lo cual indica que los climas de pensamientos humanos nacen en el reino animal como consecuencia de las experiencias de sufrimiento.

Cuando consideramos el símbolo a partir de la derecha, vemos una especie de escala vertical de color violeta. Simboliza el principio de la reencarnación y las innumerables vidas terrenas por el camino a través del reino animal. Luego vemos, hacia la izquierda, una figura vertical de color amarillo-verde. El color amarillo simboliza el principio femenino, y el color verde el masculino. Vemos que la relación entre estos dos principios cambia durante el camino evolutivo ascendente. Esta transformación es el fundamento del nacimiento de la conciencia cósmica.

symbol_34s.jpgEl acto de apareamiento o el espíritu de Dios en la oscuridad
– Símbolo 34









«¿Puede un hombre siendo viejo entrar, de nuevo, en el seno de su madre?»

El espíritu de Dios fluye a través de todos los organismos vivos, tanto de manera no consciente como consciente. No consciente a través de los órganos sexuales, y consciente como experiencia de la unión con Dios.

symbol_35s.jpgEl ciclo cósmico del principio de los polos
– Símbolo 35




La varita mágica de la aventura de la vida eterna

Al igual que nuestro organismo físico, nuestra conciencia también forma parte de la zona de lo creado, X3. Todo lo creado se transforma y renueva eternamente. La fuerza primaria tras la renovación de la eterna experimentación de la vida es la transformación de los sexos. Ver el símbolo 33.

En el símbolo vemos dos largas bandas horizontales de color amarillo y dos de color verde. Simbolizan el principio femenino (color amarillo) y el masculino (color verde). Todos los seres vivos tienen estos dos polos. Durante el paso por el reino animal del ciclo de la espiral uno de ellos se estanca. Los seres vivos aparecen, por consiguiente, como seres masculinos o femeninos.

symbol_36s.jpgLa estructura de la vida eterna
– Símbolo 36




La transición de un reino a otro

Dentro de dos líneas verticales vemos los seis reinos del ciclo de la espiral indicados por medio de una escalera. En la parte superior se indica, con diversos colores, la energía de conciencia dominante en los respectivos reinos: Rojo para el reino vegetal (instinto), naranja para el reino animal (peso), amarillo para el verdadero reino humano (sentimiento), verde para el reino de la sabiduría (inteligencia), azul para el mundo divino (intuición) e índigo para el reino de la bienaventuranza (recuerdos).

symbol_37s.jpgLa verdad eterna velada y la verdad eterna revelada
– Símbolo 37










El velo de Maya

Con la evolución, los hijos de Dios eternos adquieren más y más conocimiento sobre la realidad y la verdad. Las explicaciones sobre las verdades de la vida se adaptan a los distintos estadios evolutivos, de manera que todo el tiempo están en contacto con la facultad de comprensión. No deben parecer ni demasiado ingenuas ni demasiado de fantasía en relación con las experiencias del destinatario.

symbol_38s.jpgEl hombre y el alimento animal y vegetal
– Símbolo 38

 

 

«Para que os sirvan de alimento»…

«Ved que os he dado todas las hierba que producen simiente sobre la faz de la Tierra, y todos los árboles que producen simiente de su especie, para que os sirvan de alimento a vosotros» Así se hace saber en la Biblia, Gen 1,29.

Esta exhortación ha sido mal observada. Para la mayoría, comer alimento animal es una tradición. Para la fiera es totalmente natural, pero, visto cósmicamente, ya no lo es para el hombre civilizado que ha dejado tras sí el estadio evolutivo más primitivo y robusto del animal. Para su refinado organismo, el alimento de la fiera es una sobrecarga que, a la larga, conduce a enfermedades.

symbol_39s.jpgLas categorías en que se agrupa la conciencia de la humanidad de la Tierra
– Símbolo 39

 

La buena tierra


En el símbolo, la conciencia de la humanidad está dividida en dos grupos principales. Quienes pueden ser inspirados por el nuevo impulso mundial, con sus análisis cósmicos, están ilustrados por medio de la estrella superior, y quienes siguen siendo estimulados por el viejo impulso mundial se indican con la estrella inferior. La parte blanca simboliza la conciencia o espíritu de Dios.

symbol_40s.jpgEl signo de la cruz
– Símbolo 40

 

 

 

 

 

Conocimiento desde arriba y desde abajo

El universo puede observarse desde dos ángulos fundamentalmente distintos. Desde abajo y desde arriba.

El punto de partida de la ciencia natural describe el mundo visto desde abajo, o sea, el mundo exterior a través de los sentidos físicos. El de la ciencia del espíritu observa el mundo desde arriba, a partir del punto de mira del yo no-creado, eterno e infinito. Este método de observación está simbolizado por la línea vertical de la cruz. El campo de conocimiento de la ciencia física está simbolizado por la línea horizontal. Ambas formas de conocimiento son igual de necesarias, pero tienen propósitos diferentes cuando se trata de llegar al venidero reino humano perfecto.

Una de estas fuentes de conocimiento nos da saber sobre las fuerzas físicas de la naturaleza, pero no sabe nada sobre lo eternamente vivo. La otra nos da conocimiento sobre nuestra naturaleza más íntima, y con su ayuda podemos adquirir dominio sobre nuestro interior animal con el objetivo de poder también controlar estas fuerzas, para que todo lo que hagamos sea al servicio del bien y se convierta en alegría y bendición para todo y todos.

El ejemplo de amor de Cristo y su muerte en la cruz han convertido la cruz en símbolo eterno de la luz y de la bondad.


© Los análisis cósmicos de Martinus están protegidos por la ley de derechos de autor. El copyright es propiedad de Martinus Åndsvidenskabelige Institut de Copenhague.

symbol_41s.jpgSímbolo de la estrella
– Símbolo 41

 

 

 

 

Símbolo del amor universal

El símbolo expresa el organismo y conciencia de Dios, es decir, el universo en su totalidad.

El triángulo explica el análisis básico del universo como un principio trino: el yo, la facultad creadora y el organismo con las designaciones X1, X2 y X3.

symbol_43s.jpgSímbolo sobre «Livets Bog»
– Símbolo 43




«Él me glorificará»

La parte más clara muestra lo que estaba terminado de la obra en 1932, cuando se publicó el volumen I de «Livets Bog». Habría otros 6 volúmenes…

La obra está dividida en cinco partes, prólogo, introducción, parte principal, conclusión y epílogo. El triángulo a la izquierda, que está situado en el prólogo, simboliza la iniciación cósmica del autor. Explica que todo lo que escribe aquí se basa en hechos que él mismo ha experimentado.

symbol_44s.jpgLa ley de la existencia: ¡Amaos los unos a los otros!
– Símbolo 44




«Imprimiré mi ley en sus entrañas y la grabaré en sus corazones»

Este dibujo no es, como los símbolos que hemos visto hasta ahora, un símbolo cósmico. Ha sido publicado en el libro de símbolos 4 que, a diferencia de los libros de símbolos 1-3 no ha sido publicado por el propio Martinus. El volumen 4 fue redactado y publicado después del fallecimiento de Martinus y los últimos símbolos (39-44) se basan en textos publicados en otras publicaciones.

El dibujo muestra la salida de sol de la conciencia de Cristo sobre los continentes de la Tierra. Un estado mental hacia el que los hombres evolucionan para amarse mutuamente, independientemente del sexo, lo cual está representado por tres relaciones de pareja diferentes.